Obdulio Duparol

 

Miami, abril 4, ObduNet— El dueño de un conocido restaurante de Miami está decidido a importar croquetas cubanas que explotan cuando se fríen. El empresario está seguro de que el popular plato, que él ha bautizado como PiroCroquets (croquetas pirotécnicas), tendrá una gran acogida en su negocio, sobre todo entre la población cubana del área.

El propietario, que se hace llamar Pepe, no ha querido revelar su apellido debido a que su audaz plan puede tener consecuencias legales. Como es conocido, el embargo comercial de los Estados Unidos a Cuba impide la importación de productos de la Isla. No obstante, Pepe ha diseñado una ruta secreta que permitirá transportar las PiroCroquets a un tercer país, importarlas bajo un nombre provisional y así burlar las sanciones económicas. El emprendedor comerciante confía en que la alta demanda por el producto se traduzca en elevados niveles de venta, a pesar del lógico encarecimiento del alimento en su largo recorrido.

“¡Esas croquetas van a causar sensación cuando las empiece a vender en mi restaurante!”, asegura Pepe. “Voy a poner un chef que se pase el día friendo PiroCroquets en medio del salón para que el público se deleite viéndolas explotar. Va a ser un show que atraerá a muchísimos clientes. ¡Fuegos artificiales bajo techo, chico!”, exclama sonriente.

Pepe ha pensado en enviar una caja de su producto de regalo al presidente de la Isla bajo un nombre chino, como si fueran producidas en el país asiático. El sagaz empresario tiene la esperanza de que, cuando las croquetas exploten en la residencia presidencial, causen serios estragos en la cocina. “¡Yo hago lo que sea por la libertad de Cuba!”, afirma.